Disúrbia
Bitàcora sobre la disciplina urbanística a les Illes Balears
Inicio > Historias > Sant Josep: la carpintería Alba utilizó máquinas nuevas tras el precinto de las antiguas

Sant Josep: la carpintería Alba utilizó máquinas nuevas tras el precinto de las antiguas

(Diario de Ibiza, 5/04/2006)

El abogado del dueño admite que esta interpretación de la orden municipal «está cogida por los pelos» pero pidió que se le absuelva de desobediencia al considerar que el Ayuntamiento de Sant Josep no insistió

EIVISSA | PEDRO PRIETO
El dueño de la carpintería Alba, Francisco A. M., que se enfrenta a un año de cárcel por un delito de desobediencia, aseguró ayer en el juicio que no violó el precinto de las máquinas decretado por el Ayuntamiento de Sant Josep en diciembre de 2000, aunque sí instaló máquinas nuevas que utilizó con posterioridad sin romper el precinto de las antiguas.

Su letrado admitió que esta interpretación de la orden municipal está «un poco cogida por los pelos», aunque sostuvo en sus conclusiones que no se ha producido ningún «incumplimiento reiterado» de las órdenes de cierre: «El mero incumplimiento de una sentencia o resolución administrativa no es punible penalmente, sino que lo es el incumplimiento contumaz y expreso», argumentó el abogado. Este mismo letrado añadió que los perjuicios causados a los vecinos por la industria son «consecuencia de la inactividad total de la Administración», en referencia al Ayuntamiento de Sant Josep.

El dueño explicó que, dos meses después del precinto de las máquinas, renudó la actividad industrial en su carpintería, en febrero de 2001, cuando compró un terreno que le permitía, a su juicio, legalizar el taller. Al tener este solar, adquirido a un familiar del alcalde de Sant Josep y situado al otro lado de la carretera, inició de nuevo los trámites para lograr una licencia municipal de actividad. «Todos los negocios de la isla funcionan sin licencia de actividad desde el momento en que presentan el proyecto. ¿O es que tienen que esperar dos, tres o cinco años, como en este caso, por la lentitud de la Administración», justificó su abogado. Este permiso le fue otorgado finalmente el pasado 23 de marzo.

El propietario indicó que durante los dos meses desde que se colocó el precinto hasta que solicitó licencia de actividad, no se realizó en el lugar ninguna actividad industrial, sino que sólo se vendían muebles, se atendía a los clientes y se efectuaban labores administrativas. Otro carpintero, ex socio del acusado, declaró en el juicio que los empleados de Alba estuvieron trabajando en su taller en esa época.

Sus vecinos, sin embargo, negaron este relato. Uno de ellos dijo que el hombre reinició las actividades molestas «al día siguiente» del precinto. «Funciona desde hace 14 años de forma ininterrumpida», declararon varios de ellos.

Asimismo, varios agentes de la Policía Local que acudieron a inspeccionar la nave industrial declararon que, aunque en el momento de su visita no se estaba trabajando ni se habían roto los precintos, sí vieron máquinas nuevas y restos de virutas que demostraban que se habían utilizado «recientemente». Los vecinos, además, criticaron que los agentes siempre acudían «fuera del horario laboral» de la carpintería y que los operarios dejaban de trabajar «justo» cuando los policías se acercaban al lugar.

El hombre está acusado de desobediencia tanto por el Ministerio Fiscal como por dos acusaciones particulares, una de ellas ejercida por cinco vecinos y otra por el Ayuntamiento de Sant Josep. Los vecinos, que sostienen la petición de pena más elevada, reclaman también una indemnización de 45.900 euros para cada uno de ellos por los daños morales y perjuicios ocasionados por la supuesta desobediencia del acusado y por los 14 años que lleva en funcionamiento la industria. El abogado del acusado considera «caprichosa» esta cuantía, que no consideró acreditada, además de pedir que los denunciantes paguen las costas del juicio «por su temeridad».
Serrín en el agua de la cisterna

Los vecinos denunciantes relataron ayer en el juicio las molestias que les sigue causando la industria, tras 14 años en funcionamiento. Sus cisternas de agua potable están contaminadas por el serrín, que también flota en sus piscinas, según dijeron. También hicieron notar los «constantes ruidos» que sufren en sus domicilios, así como los grandes montones de madera y tablones que rodean sus viviendas y que, según declararon ante la titular del juzgado de lo Penal número 2, Martina Rodríguez, temen que algún día puedan provocar un incendio.

Una industria que el Tribunal Supremo ordenó cerrar en marzo de 2000

EIVISSA | P. P.
La larga lucha vecinal contra esta industria comenzó antes incluso de que se construyera el edificio, cuando un vecino advirtió que se estaba marcando con tiza el solar vecino con un volumen que consideró superior al permitido. El acusado, junto con otro socio, comenzó a trabajar tras solicitar una licencia de actividad. Sin embargo, en 1993 el Ayuntamiento de Sant Josep denegó este permiso y decretó su cierre, decisión que Francisco A. M. recurrió.

En 1995, el Tribunal Superior de Justicia confirmó este cierre, sentencia que fue avalada en marzo de 2000 por el Tribunal Supremo, que además le ordenó derribar una parte de la industria.

En diciembre de ese año, el Ayuntamiento de Sant Josep precintó la maquinaria (pero no las puertas ni los enchufes del local, tal y como hizo notar ayer el abogado del imputado) y le ordenó el cese de la actividad.

Este diario comprobó en enero de 2001, tras recibir varias quejas vecinales, que la actividad se había reanudado. Sin embargo, el acusado aseguró ayer en el juicio que no volvió a utilizar su empresa como taller (sí como tienda y oficina) hasta que en febrero de 2001 adquirió una parcela vecina y solicitó de nuevo una licencia de actividad, que no le ha sido otorgada hasta hace diez días.

La asociación de vecinos de Es Pujols, constituida principalmente para articular la lucha vecinal contra esta molesta industria, ha reclamado en numerosas ocasiones al Ayuntamiento de Sant Josep que haga cumplir la sentencia judicial. La presidenta del colectivo vecinal, que declaró ayer en el juicio, consideró que hasta el momento «todo ha sido una tomadura de pelo».

2006-04-05 | Etiquetes: | Categories: Eivissa i Formentera | Enllaç

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://disurbia.blogalia.com//trackbacks/38884

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.63.41 (86a15a09ca)
Comentario





		

Arxius

<Junio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             

Categories

  • Eivissa i Formentera
  • Especial
  • Mallorca
  • Menorca
  • Operacio Voramar
  • Suprainsular
  • Etiquetes

    Llista d'etiquetes

    Documents

  • Altres infraccions
  • Notícies d'anys anteriors
  • Què és Disúrbia?
  • Recopilacions de notícies
  • Cercador de Disúrbia:


    Disúrbia. Recull de notícies 2000-2004
    Support independent publishing: Buy this book on Lulu.

    Blogalia

    Blogalia