Disúrbia
Bitàcora sobre la disciplina urbanística a les Illes Balears
Inicio > Documentos > Altres > MediAmbient

Medio Ambiente revisa la restauración de Can Set tras las denuncias vecinales

(Diario de Mallorca, 8/05/2005)

La combustión de los residuos de la cantera situada en el municipio de Llucmajor continúa molestando a los residentes

RAQUEL GALÁN. PALMA.
Varios técnicos de la conselleria de Medio Ambiente están revisando la cantera de Can Set, situada en s´Arenal de Llucmajor, después de que los vecinos hayan denunciado que los residuos acumulados allí continúan generando humos. El plan de restauración que se inició en 2002, tras clausurar el vertedero ilegal, no está dando sus frutos. "Parece que hay grietas y que las chimeneas (instaladas para extraer los gases contaminantes) no están funcionando, por lo que se debe comprobar todo el proceso", según dijo el director general de Calidad Ambiental y Litoral del Govern, Ventura Blach.

Tras una reunión que mantuvo con los afectados, el responsable de Medio Ambiente ha enviado a los expertos "para saber por qué la combustión no se está haciendo como toca y qué es lo que hay que reparar". Cuando tenga un informe técnico, advertirá del problema al fiscal de Medio Ambiente y al juez que lleva el caso, debido a que "el vertedero ilegal fue clausurado por el juzgado y no se puede llevar a cabo actuación alguna sin permiso del juez", en palabras de Blach.

Los antecedentes

El fiscal Adrián Salazar interpuso una querella por un presunto delito contra el medio ambiente y los afectados de la zona se sumaron como acusación particular. El caso se encuentra en estos momentos en el juzgado de instrucción.

En los años 90 se produjeron numerosas protestas de los vecinos por el peligro que les suponía tener junto a sus viviendas una cantera en desuso a la que se echaba todo tipo de residuos contaminantes. Las asociaciones vecinales de ses Cadenes y de la Playa de Palma, así como residentes de las casas cercanas a Can Set, constituyeron la plataforma Salvem s´Arenal e iniciaron acciones judiciales. La antigua pedrera fue clausurada en 2001. Un año después, el Govern del Pacto de Progreso redactó un plan para restaurarla que consistía en impermeabilizar los residuos y crear una zona verde encima.

Las montañas de plástico, botes de pintura, neumáticos, colchones, maderas, electrodomésticos, PVC y todo tipo de elementos con una alta capacidad de combustión están ahora bajo los escombros que han sido tirados posteriormente para cubrir los desperdicios.
El plan de rehabilitación prevé extraer los gases de la combustión interna que se produce a través de cinco chimeneas. El gas que sale por ellas tenía que ser canalizado mediante una conducción hasta un punto en el que, con una llama, se quemarían las dioxinas a más de 850 grados, lo que garantizaría su destrucción.

Sin embargo, nada de esto está ocurriendo, por lo que los humos que salen al exterior continúan contaminando el ambiente.
El precedente judicial de Can Barceló desanima a los afectados

R.G. PALMA.
"La multa parece un regalo de Navidad" para los culpables. Lo dice el presidente de la asociación de vecinos de la Playa de Palma, Francisco Nogales, y lo piensan todos los residentes afectados, unidos en la plataforma Salvem s´Arenal. Los propietarios de la antigua cantera de Can Barceló tendrán que pagar una sanción de 36.000 euros por haber vertido durante diez años 115.500 metros cúbicos con toda clase de residuos.

Así lo ha establecido la sentencia de la Audiencia Provincial dictada hace un par de semanas y que ha aplicado un artículo del Código Penal sobre delitos ecológicos con penas más suaves para los acusados que las que pedía el fiscal de Medio Ambiente, Adrián Salazar. La sentencia ha sido recurrida ante el Tribunal Supremo, debido a la reducción de condena que ha aplicado la Audiencia palmesana. Hace varios años fueron condenados por no cerrar la cantera.

Can Barceló está situada en Palma, pero siempre ha ido ligada en las denuncias a la antigua cantera de Can Set, ubicada en Llucmajor. La contaminación provocada por ambas ha afectado por igual a miles de residentes de s´Arenal, ya que los malos olores y la contaminación no entienden de municipios.

Sienta precedente

La reciente sentencia, pese a la leve condena, sienta un importante precedente judicial para otros casos de contaminación del suelo y la atmósfera por el vertido incontrolado de residuos. Actualmente, el ejemplo más significativo es la antigua cantera de Can Set, en los juzgados por el mismo motivo.

La pedrera de Llucmajor es mucho más grande que Can Barceló. Mide 190 metros de longitud, 35 de ancho y 45 de altura. En su interior almacena 300.000 metros cúbicos de basura y, pese a estar clausurada y sellada, de ella continúan emanando multitud de gases tóxicos.





		

Arxius

<Febrero 2020
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29  
             

Categories

  • Eivissa i Formentera
  • Especial
  • Mallorca
  • Menorca
  • Operacio Voramar
  • Suprainsular
  • Etiquetes

    Llista d'etiquetes

    Documents

  • Altres infraccions
  • Notícies d'anys anteriors
  • Què és Disúrbia?
  • Recopilacions de notícies
  • Cercador de Disúrbia:


    Disúrbia. Recull de notícies 2000-2004
    Support independent publishing: Buy this book on Lulu.

    Blogalia

    Blogalia