Disúrbia
Bitàcora sobre la disciplina urbanística a les Illes Balears

Santanyí: Denuncian la conversión en vivienda de una construcción en «una de las zonas más bellas y salvajes de Mallorca»

(Última Hora, 28/09/2020)

A. Agüera. El colectivo Terraferida ha anunciado este lunes que van a presentar ante el Consell de Mallorca una denuncia por la conversión en vivienda de las antiguas dependencias de la Guardia Secreta del penyal d'Es Bauç (Santanyí) entre s'Almunia y Cala Màrmols, «una de las zonas más bellas y salvajes de Mallorca».

A través de las redes sociales, Terraferida expone que la construcción pertenece a la finca Es Rafal des Porcs, y cuenta con la máxima protección como Anei de Alto Nivel de Protección. Además, es «zona BIC por el espectacular poblado talayótico que alberga», pendiente de investigarse.

«Pediremos a la Agència de Defensa del Territori que inspeccione las obras y revise la licencia municipal que las ampara», abunda la citada plataforma, que insiste en que «no se debe permitir la descarada reconversión de una edificación histórica de un lugar del máximo valor ecológico y prehistórico, en una vivienda más».

L'Agència de Defensa del Territori va executar durant el 2019 un total de 124 demolicions

(Diari de Balears, 25/09/2020)

L'Agència de Defensa del Territori de Mallorca, organisme autònom del Consell, va executar 124 demolicions durant el passat any 2019, la xifra més gran d'ençà que es va crear el 2009.

Segons han informat aquest divendres la consellera insular de Territori, Maria Antònia Garcías, «és una xifra que cada any va en augment i que històricament ha estat la gran absent de la disciplina urbanística. S'imposaven sancions i ordenaven demolicions però no s'executava cap. Això ja no passa i la ciutadania ho sap».

En aquesta línia, des del Consell han recordat que l'ADT des de 2009 fins a 2015, els sis primers anys, només havia executat 19 demolicions. I en tres anys, del 2016 al 2019, s'han executat 302.

«Que es faci efectiva la demolició llança un missatge clar als infractors de no tolerància amb la il·legalitat i demostra, a més, l'eficàcia d'aquest organisme que protegeix el sòl rústic de l'illa de Mallorca», ha assegurat Garcías.

Memòria anual de 2019

Altres dades destacables de la Memòria Anual de 2019 de l'ADT, que aquest divendres ha presentat la consellera insular de Territori, al costat del director gerent de l'Agència, Tomeu Tugores, han estat que en el 2019 es van realitzar 434 actuacions preliminars, 106 més que en 2018.

També, ha afegit, van augmentar les sancions, amb un total de 368 imposades en el 2019, per import de 6,1 milions d'euros, enfront de les 217 del 2018, per 4,9 milions d'euros; així com les ordres de demolició, ja que en 2019 van ser 115 i l'any anterior 91 i les ordres de paralització d'obres o usos en execució, 73 en 2019 i 47 en 2018 .

«Són xifres que generen satisfacció, perquè demostren la bona feina de l'Agència de Defensa del Territori i que la societat i els municipis de Mallorca cada vegada tenen més integrats tant el compliment com el respecte de la normativa urbanística en sòl rústic i que complir la llei beneficia a tots», ha posat l'accent Garcías.

Així mateix, la consellera insular de Territori ha destacat una altra conseqüència directa de l'acció de l'ADT que beneficia de manera directa a ajuntaments i que genera activitat econòmica a empreses de la construcció, assenyalant que aquelles persones que han comès obres il·legals es veuen obligades a presentar davant l'Ajuntament un projecte, en cas que les obres es puguin legalitzar, i, si no és possible, a presentar un de demolició, genera ingressos nous a l'ajuntament per l'impost de construcció i les taxes que implica la presentació del projecte, generat així que la suma dels municipis de Mallorca hagi estat d'uns ingressos que ascendeixen aproximadament a 1,5 milions d'euros.

Amb tot, per a Garcías l'increment «significatiu» d'accions de l'Agència ha estat motivat principalment per l'augment de plantilla d'aquesta, recordant que a principi de la legislatura passada hi havia 14 persones treballant en ella, una xifra que a la fi de 2019 havia ascendit a 35 i actualment a 38 persones, de les quals vuit són inspectors.

Infraccions urbanístiques a Mallorca

D'altra banda, relatiu a les infraccions en matèria urbanística comeses a Mallorca, la consellera insular de Territori dit que les registrades en 2019 han estat de dimensions «més petites» que en altres anys, assenyalant que «la tendència ara apunta no a aquelles construccions de nova planta sinó, per exemple, als porxos».

Si bé, ha destacat Tugores, «se segueix detectat infraccions relatives a nous habitatges (52) i a piscines (36)», la qual cosa, ha afegit, demostra que a Mallorca es continuen cometent infraccions urbanístiques importants.

Més pressió sobre els municipis al voltant de Palma

En aquest sentit, Tugores ha apuntat que Algaida és el municipi on més demolicions s'han executat per part de l'ADT l'any 2019.

Això es deu, ha apuntat el director gerent de l'ADT, d'una banda, al fet que «és d'aquells municipis adherits a l'Agència des del principi» i, per un altre, ha afegit, «que existeix més pressió sobre els quals es troben en la corona d'al voltant de Palma, que en els quals estan més lluny».

Actualment hi ha 29 municipis adherits a l'ADT

En l'actualitat, han conclòs des del Consell, hi ha un total de 29 municipis adherits a l'ADT, enfront dels 27 que hi havia en 2019, els quals voluntàriament han delegat les competències de defensa del territori en les condicions que determinen els convenis de delegació corresponents a aquest organisme autònom del Consell.

Sobre aquest tema, Tugores ha avançat que, «en aquests moments hi ha altres dos municipis més apunt d'adherir-se, que són Calvià i Consell».

Maó: tres chalés con las horas contadas, ocho atorados y unos 50 para 2038 en el parque natural

(Menorca, 18/09/2020)

Pep Mir. Los ambiciosos proyectos de urbanización para las inmediaciones de S’Albufera des Grau fueron paralizados después de una importante movilización social. No obstante, no todo se pudo evitar. Por los recovecos del urbanismo de aquellos tiempos se colaron algo más de sesenta construcciones, viviendas unifamiliares, cuyo futuro a largo plazo es acabar en escombros.

El proceso de derribo de estos inmuebles está siendo más bien lento. En 2009 se tumbó uno de los cuatro chalés que se encontraban en la zona de máxima protección. La demolición de los otros tres es un proyecto que pretende ejecutar en breve el Ayuntamiento de Maó financiado con los fondos del Impuesto de Turismo Sostenible, 37.000 euros como máximo. El conseller de Medio Ambiente, Miquel Mir, visitó ayer la zona, calificó esta iniciativa de «fantástica noticia» y anunció que asumirá la restitución de las parcelas. El alcalde Héctor Pons indicó que «es un buen ejemplo de como invertir el Impuesto de Turismo Sostenible».

El resto se encuentran en la zona de protección 2. Muchos habitados. Alguno está muy cerca de los que serán demolidos. La mayoría, medio centenar, están fuera de ordenación con concesiones que finalizan en 2038. Entonces la administración podrá ejecutar su demolición.

Otros ocho apartamentos están a un par de pasos del centro de interpretación del parque natural, a medio construir. La orden de demolición de estos inmuebles se aprobó por el Ayuntamiento de Maó en diciembre de 2000, hace casi veinte años. Pero no parece que se vaya a ejecutar pronto. Dos problemas atoran el asunto. El primero y principal, que en uno de ellos vive gente, con permiso de los propietarios originales. Tiene que intervenir un juez y no es sencillo. El segundo: no está claro si la ejecución corresponde a quien decretó que eran casas ilegales, el Consistorio, o al responsable del parque, el Govern. En los últimos años no se ha producido avance alguno.

2020-09-18 | Etiquetes: , , , , | Categories: Menorca | Enllaç

Sant Antoni impone 300.000 euros de multa por no derribar unas obras ilegales

(Diario de Ibiza, 4/09/2020)

El Ayuntamiento ejecutará el derribo subsidiario de las construcciones ilegales en Sant Mateu

Eugenio Rodríguez. El Ayuntamiento de Sant Antoni ha impuesto durante un año multas coercitivas, a razón de 25.000 euros cada mes, al propietario de las viviendas y construcciones ilegales de Sant Mateu para forzarle, de momento infructuosamente, a que ejecute su derribo. El concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Costa, explica que la acumulación de sanciones alcanza ya la cuantía de 300.000 euros y, ante la resistencia de la propiedad a ejecutar la demolición de las edificaciones, ahora el Consistorio procederá a hacerlo de forma subsidiaria.

«Ahora le toca al Ayuntamiento, se activa la maquinaria», indica Costa, que reconoce que el proceso será «lento»: primero se debe redactar un proyecto de derribo, dotar una partida económica en el presupuesto para su ejecución (después se pasará la factura al infractor) y contratar la obra.

El edil de Urbanismo explica que las sanciones que se han impuesto al propietario son proporcionales al coste de las obras ilegales (un 10%) sobre las que pesa una orden de demolición por parte del Ayuntamiento desde febrero de 2014. Hay que tener en cuenta que cinco años antes, en 2009, el Juzgado de lo Penal número 2 de Ibiza condenó al propietario a seis meses de prisión y al pago de una multa por la comisión de un delito contra la ordenación del territorio. Entonces, la sentencia no obligaba al condenado a echar abajo las construcciones ilegales, sino que dejó esta decisión en manos del Ayuntamiento. Cinco años después, el Consistorio resolvió que se debían derribar las edificaciones levantadas sin permiso en una zona protegida calificada como Área Rural de Interés Paisajístico (ARIP).

En concreto, las construcciones ilegales consisten en un conjunto de casas de madera unidas y comunicadas interiormente que suman una superficie de casi 94 metros cuadrados, otra edificación de 72 metros cuadrados, además de otras edificaciones con varias dependencias en planta baja de 240 metros cuadrados y una piscina de siete por tres metros y medio.

Urbanismo sigue atascado y con bajas de personal

El departamento de Urbanismo aún no ha recuperado los servicios de la arquitecta y la ingeniera que se encuentran de baja desde hace varios meses, lo que está «retrasando» el trabajo pendiente, según el concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Costa. «El departamento, que acumula trabajo atrasado, se resiente con dos personas menos, claro», indicó.

Costa reconoce que la situación del área de Urbanismo no ha mejorado. El Consistorio mantiene contratos externos para tratar de desatascar el trabajo.

Las dos personas que se encuentran de baja son las que redactaron los informes desfavorables a la reforma del 'beach club' Bam-Bu-Ku que fueron echados atrás por el concejal de Urbanismo al amparo de un informe del secretario, que consideraba que no se ajustaban a Derecho.

El Consistorio tarda una media de dos años y medio en dar una licencia de obra, cuando debería darlas en seis meses según admitió el edil en julio. La situación no ha cambiado, indica Costa.

Llucmajor tendrá que demoler una zona de un colegio por una denuncia vecinal de hace 12 años

(Última Hora, 3/09/2020)

Europa Press. El Ayuntamiento de Llucmajor (Mallorca) tendrá que demoler una zona del Centro de Infantil y Primaria Puig de Ros en ejecución de una sentencia que da la razón a una denuncia vecinal de hace 12 años, motivada por una irregularidad urbanística.

Así lo ha anunciado el alcalde, Éric Jareño, que ha lamentado que el actual consistorio tenga que hacerse cargo de «actuaciones llevadas a cabo hace más de una década», en un contexto ya de por sí anómalo por la pandemia de COVID-19.

Los hechos se remontan a la construcción del CEIP, con un proyecto que contravenía el planeamiento urbanístico vigente. Con la edificación ya terminada, se modificó el Plan General de Ordenación (PGOU) para ajustar el uso de los terrenos, una decisión que ahora [Nota de Disúrbia: ara no, en 2015...] ha sido anulada por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB). Así, el Tribunal obliga a demoler una franja de cuatro metros del CEIP.

Según el Ayuntamiento, la decisión afecta a 500 alumnos en esta zona escolar. La regidora de Educación, Xisca Lascolas, ha lamentado que los estudiantes «verán como equipaciones escolares como la biblioteca, el comedor, la cocina o los baños son derribados».

«No entendemos la denuncia de unos vecinos de la misma urbanización que con su postura deterioran el funcionamiento de este espacio educativo tan importante para los residentes. No sabemos qué intereses o conflictos han tenido con la construcción de la escuela y su funcionamiento», ha declarado.

Por su parte, el concejal de Urbanismo, Guillermo Roig, ha criticado que el Tribunal «no aceptara ninguna de las soluciones presentadas» por Ayuntamiento, Consell y Govern, y que así haya dado pie al «innecesario derribo de parte de un colegio, con el consiguiente perjuicio que esto está ocasionando a los vecinos y alumnos no sólo de Puig de Ros sino también de otras urbanizaciones».

Desde el consistorio han advertido también que las obras de demolición serán «incompatibles» con el funcionamiento de la escuela, puesto que la resolución llega en vísperas del inicio del curso escolar. «En nuestro plan de acción presentado a la sala, y en cumplimiento de lo impuesto por el Tribunal, hemos considerado todas las alternativas para que el impacto sea lo menos perjudicial», ha matizado la regidora de Educación.

Una vez concluidas las obras de demolición, el Consell y el Govern tendrán que realizar «las modificaciones que consideren oportunas para el buen funcionamiento del edificio, así como la reestructuración que consideren necesaria», según han apuntado desde el Ayuntamiento de Llucmajor.

Sant Antoni: el TSJB avala el derribo pendiente desde 2014 de casas ilegales en Sant Mateu

(Diario de Ibiza, 1/09/2020)

El tribunal rechaza por extemporáneo el recurso del infractor contra la orden de demolición de Sant Antoni de hace cuatro años

Eugenio Rodríguez. El Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB) ha rechazado el recurso del propietario de unas casas de madera, una piscina y otras construcciones ilegales situadas en el camino del Pla de Sant Mateu y, con ello, ratifica la orden de demolición que dictó el Ayuntamiento en febrero de 2014. En concreto, las construcciones ilegales son un conjunto de casas de madera unidas y comunicadas interiormente con una superficie de casi 94 metros cuadrados, otra edificación de 72 metros cuadrados, además de otras construcciones con varias dependencias en planta baja de 240 metros cuadrados y una piscina de siete por tres metros y medio. Todas estas obras se ejecutaron sin licencia en una zona protegida con la categoría de Área Rural de Interés Paisajístico (ARIP).

Una sentencia del Juzgado de lo Penal número 2 de Ibiza condenó en 2009 a seis meses de prisión y al pago de una multa al autor de las obras al considerarlo responsable de un delito contra la ordenación del territorio. La jueza no obligó a derribar las obras, sino que dejó esta decisión en manos del Ayuntamiento de Sant Antoni. Pero dicha orden no se acordó hasta principios de 2014. En mayo de 2012, el Consistorio informó a este diario de que iba a acordar la demolición de todas las construcciones levantadas sin licencia, aunque no lo hizo formalmente hasta transcurrido un año y medio.

Los servicios de inspección de Sant Antoni constataron en abril de 2016, más de dos años después de la orden de derribo, que las construcciones aún no se habían echado abajo. Así, la junta de gobierno reiteró en mayo de ese año la orden de demolición. El propietario presentó entonces un recurso de reposición ante el Consistorio que fue desestimado en noviembre de 2017. Este acuerdo fue notificado el 12 de diciembre de ese año, según el expediente.

A vueltas con la notificación

En ese momento, el afectado recurrió a los juzgados y presentó un recurso contencioso administrativo, que no fue admitido por extemporáneo (se presentó fuera del plazo). Acudió entonces a la instancia superior, el Tribunal Superior de Justicia, alegando que el recurso no se presentó fuera de plazo puesto que se había producido, defendió, un error material en la fecha de notificación de la desestimación del recurso de reposición por parte del Ayuntamiento. El recurrente sostenía que si bien en el documento se aprecia que la fecha de notificación fue el 12 de diciembre, en realidad se produjo «un error de grafismo y falta un trozo en el primer número '2' de forma de lo que era un '8' en realidad aparece como un '2'». Así, defendía que al haber sido notificado el 18 de diciembre, y no el 12, el recurso no podía considerarse extemporáneo.

Sin embargo, el tribunal afirma que el afectado tuvo hasta dos ocasiones para «reaccionar» ante el supuesto error de la fecha que aparece en el documento administrativo, y no lo hizo. Además, la sentencia apunta que en el documento de notificación aparece la firma del notificado y su DNI. «No cabe duda de que la fecha que aparece en el documento señala que la notificación se practicó el 12 de diciembre de 2017. Y a simple vista, no es posible ver ni tampoco sospechar un defecto de guarismo, de forma que, huérfana de prueba la tesis que aquí y ahora alegan los apelantes, debemos desestimar este argumento», razona el fallo judicial.

Notificación válida

Para tratar de mantener vivo el recurso, el infractor también alegó que la notificación del Ayuntamiento debía considerarse inválida porque, según su criterio, incumplió los requisitos previstos en la ley pues no aparecía en este documento ni la identificación del repartidor ni la hora de entrega. El tribunal tampoco acepta este argumento porque es «del todo nuevo en el debate» y el apelante lo introduce en el recurso de apelación por primera vez, lo cual «procesalmente es incorrecto».

La sentencia explica que en la apelación el tribunal se limita exclusivamente al examen y revisión de las causas y motivos planteados por las partes en los escritos de demanda y contestación así como la sentencia de primera instancia, pero en ningún caso, recuerda, «se pueden introducir nuevas causas y motivos que nunca se formularon en la instancia». Por todo ello, se desestima el recurso, aunque el propietario afectado aún tiene la posibilidad de acudir al Tribunal Supremo.

En su día, cuando se juzgó el delito contra la ordenación el territorio, el infractor alegó que debido a la enfermedad de su hijo necesitaba una casa en el campo y contacto con ciertos animales, en este caso caballos. Sin embargo, en la sentencia condenatoria, la jueza cuestionó que la terapia tuviera que llevarse a cabo en un domicilio particular y no, por ejemplo, en un centro social o recreativo, como un picadero.

Un vecino de nacionalidad alemana impulsó las denuncias contra estas obras ilegales. En diversas ocasiones, el denunciante ha lamentado la falta de diligencia del Ayuntamiento al recordar que los primeros expedientes sancionadores se tramitaron en 2004.

El Consell de Mallorca ha demolido en tres años y medio 346 edificaciones ilegales

(Última Hora, 28/08/2020)

A. Pol. La lucha contra el urbanismo ilegal en la Agència de Defensa del Territori (ADT) ha provocado la demolición de 346 edificaciones ilegales en suelo rústico entre el 1 de enero de 2017 y el 30 de junio de este año. La ADT es un organismo creado por el Consell hace una docena de años. No obstante, estuvo prácticamente inactiva hasta 2017 [Nota de Disúrbia: ??], fecha en que se le dio un impulso para intensificar la lucha contra el urbanismo ilegal.

En 2017 se ejecutaron 81 derribos. En 2018 fueron 97 y en 2019 la cifra subió hasta los 124. En el primer semestre de este año se habían efectuado otros 44.

El Consell destaca que las 346 demoliciones se han ejecutado en la gran mayoría de municipios –en todos excepto Palma, Santa Margalida, Escorca, Banyalbufar, Consell, Lloseta, Inca, Costitx, Sineu, ses Salines y Vilafranca– y que han sido «más numerosas» en aquellos que tienen delegadas sus competencias en disciplina urbanística en rústico desde que la creación de la ADT. El caso más representativo es del Algaida, que encabeza la lista con una diferencia de 25 demoliciones respecto al segundo, Marratxí.

Otro de los aspectos destacados es que 345 de las 346 demoliciones han sido llevadas a cabo por los propietarios y que en un 93 por ciento de los casos se han podido acoger a reducciones (hasta el 90 por ciento de la multa) porque lo han hecho dentro del plazo voluntario.

466 proyectos desde 2018

El Consell defiende que la ADT «actúa como dinamizador de la economía sostenible» porque su trabajo ha originado la presentación de 466 proyectos de obra y restablecimiento de la legalidad desde el 2018.

Esta actividad «está dando trabajo a obreros, arquitectos, aparejadores, ingenieros agrónomos y abogados» y «está generando nuevos ingresos para los ayuntamientos, puesto que supone la liquidación de tasas e impuestos municipales». No obstante, el Consell matiza que el objetivo principal de la ADT no es recaudatorio.

2020-08-28 | Etiquetes: , , , | Categories: Mallorca | Enllaç

Sant Josep: la Fiscalía denuncia una obra en Cala Vedella que pone en riesgo varias viviendas

(Diario de Ibiza, 20/08/2020)

La denuncia que originó la investigación advierte del riesgo de un «desplome del talud» que afectaría a varias viviendas

Eugenio Rodríguez. El Juzgado de Instrucción número 4 de Ibiza ha abierto diligencias sobre la construcción de la promoción de viviendas Vadella 24, en la desembocadura de un torrente en Cala Vedella, tras la denuncia presentada por la Fiscalía de Ibiza. La denuncia del Ministerio Público se dirige contra Vadella Mediterranean Homes SL (la promotora de este proyecto), contra su administrador y, además, contra el presidente del grupo Azur Estates, al que pertenece la promotora. Considera que hay indicios de la presunta comisión de un delito contra la ordenación del territorio y el urbanismo.

La intervención de la Fiscalía se inició a raíz de la denuncia de un particular, el mismo que denunció en su día las obras de la promoción Vadella 64, el bloque de viviendas construido sobre un suelo calificado como uso comercial en las Normas Subsidiarias de Sant Josep, también promovida por el grupo Azur Estates y que también son objeto de diligencias penales en el juzgado por una supuesta estafa.

Club Residencial Aquarium

En su denuncia, de fecha 10 de diciembre del año pasado, el particular advirtió al Ministerio Público de la presunta ilegalidad en el desmonte y la excavación del talud para encajar la promoción de viviendas. En la parte alta de estas paredes naturales hay viviendas del Club Residencial Aquarium. Según el denunciante, que es arquitecto técnico, existe «un alto riesgo de desplome y deslizamientos» que afecta a «la seguridad» de estas viviendas. También informó entonces a la Fiscalía de que había denunciado los hechos al Ayuntamiento «sin resultado efectivo ni siquiera respuesta».

Las obras de esta promoción están paralizadas desde finales del año pasado después de que la dirección general de Recursos Hídricos del Govern balear instara al Ayuntamiento a ordenar la suspensión de los trabajos. El proyecto se ejecuta en la desembocadura de un torrente y no cuenta con la preceptiva autorización de Recursos Hídricos. Este departamento de la conselleria balear de Medio Ambiente informó al Consistorio de que «no se puede autorizar» esta edificación. En consecuencia, en diciembre del año pasado, el primer teniente de alcalde, Ángel Luis Guerrero, aseguró que se iba a proceder al inicio del expediente de revisión de la licencia, otorgada en 2001, que ampara esta construcción. En el caso de que el Consistorio declarara nula la licencia, se enfrentaría a una demanda de responsabilidad patrimonial de la promotora.

Disputa por la licencia

Además de la falta de permiso de Recursos Hídricos, Vadella Mediterranean Homes SL mantiene una disputa con Albalot Eivissa SL y Atika del Noroeste por la titularidad de la licencia. El permiso de obra figura a nombre de Atika del Noroeste, que desarrolló la primera fase del proyecto: un edificio de 25 estudios y cinco locales que ya cuenta con el final de obra parcial y que se sitúa en otro emplazamiento. La licencia de 2001 ampara la construcción de dos edificios con un total de 20 apartamentos, 28 estudios, locales, piscina y aparcamiento público.

La entidad privada que gestiona la urbanización de Cala Vedella (UMSA) vendió el solar de Vadella 24 a Vadella Mediterranean Home, pero Atika del Noroeste se opone a cederle la titularidad del permiso de obra.





		

Arxius

<Octubre 2020
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
25 26 27 28 29 30 31
             

Categories

  • Eivissa i Formentera
  • Especial
  • Mallorca
  • Menorca
  • Operacio Voramar
  • Suprainsular
  • Etiquetes

    Llista d'etiquetes

    Documents

  • Altres infraccions
  • Notícies d'anys anteriors
  • Què és Disúrbia?
  • Recopilacions de notícies
  • Cercador de Disúrbia:


    Disúrbia. Recull de notícies 2000-2004

    Blogalia

    Blogalia